fbpx

LeBron, el hijo de Gloria

Gloria James tenía 16 años cuando quedó embarazada en 1984. Al final de ese año, el 30 de diciembre, nació su hijo LeBron. Su padre biológico, Anthony McClelland, quien tenía problemas con la bebida, se desentendió de él desde su nacimiento. Gloria lo crió sola y sin ayuda ya que su madre murió cuando LeBron era apenas un bebé. Gloria no encontraba trabajo fijo y ambos pasaban de piso en piso continuamente, y se conocieron todos los barrios marginales de Akron, una ciudad de más de 200.000 habitantes, situada a menos de una hora al sur de Cleveland. Así comienza el guión de una película que aún no tiene final, pero que va bien.

LeBron tocando el violín

Desde temprana edad, LeBron mostró un gran instinto para el baloncesto. En la cancha su reflejo era Michael Jordan, quería convertirse en su sucesor, aunque Penny Hardaway y Jason Kidd también fueron dos de sus jugadores favoritos.

A mediados de este año LeBron llevó a Cleveland Cavaliers a ganar su primer anillo de la NBA. Y el 10 de diciembre pasado King James marcó un nuevo récord cuando le metió un gran pase a su compañero Tristan Thompson para llegar a su asistencia 7000 para ser el primer jugador en la historia en la NBA en acumular esa marca junto a 27000 puntos y 7000 rebotes. De esta manera entró a un club exclusivo al cual ni Michael Jordan tiene acceso. Además esa noche, ante los Charlotte Hornets, James metió 44 puntos y su equipo ganó.

Un par de noches antes, pasó algo también impresionante. Los Cavaliers viajaban a Nueva York para enfrentarse a los Knicks. El hijo de Gloria, la mayor estrella de la NBA de la actualidad, se negó a hospedarse, junto con sus compañeros, en un hotel de propiedad del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump. "Se trata sólo de mi preferencia personal. Al final espero que Trump sea uno de los mejores presidentes, para mi familia, para todos nosotros. Repito, lo que hice fue sólo siguiendo mi preferencia personal. Es como si fuera a un restaurante y decidiera comer pollo y no carne", especificó LeBron, que había apoyado en noviembre la candidatura de Hillary Clinton. Previo a las elecciones James había dicho a la prensa: "Sólo una persona de esta carrera presidencial realmente entiende las luchas de un niño de Akron nacido en la pobreza. Y cuando pienso en el tipo de políticas e ideas que los niños de mi fundación necesitan de nuestro gobierno, la elección es clara. Ese candidato es Hillary Clinton", y agregó "Si el baloncesto me ha enseñado algo, es que nadie logra la grandeza solo. Y se necesita a todos trabajando juntos para crear un cambio real".

LeBron James es soberbio –en los dos sentidos de la palabra- en la cancha. Por eso tiene muchos detractores, como toda figura. Pero fuera del campo de juego el tipo sigue moviéndose como cuando era pibe en Akron. El gigante de 2,03 mts. y 113 kilos a través de su fundación The LeBron James Family Foundation ayuda a los niños de bajos recursos en su Cleveland natal. Recientemente donó 2.5 millones de dólares para apoyar una exhibición que honra al legendario Muhammad Ali y que se expondrá en el Museo de Historia y Cultura Afroamericana del Instituto Smithsonian en Washington.

LeBron, el hijo de Gloria, es un monstruo que la tiene clara.