fbpx

Lady Gaga y la maquina de matar fascistas

La final de la liga de fútbol americano es uno de los espectáculos más populares de Estados Unidos. 500 millones de personas vieron la final, de los cuales 111 millones fueron norteamericanos. Globalización que le llaman.

El día de este partido el segundo de publicidad vale más que nunca y la atención del público está puesta en el deporte pero también en el estrafalario y pirotécnico evento de medio tiempo.

Desde 2005, el evento de medio tiempo tiene un pequeño delay en la transmisión televisiva para poder salvar desprolijidades como el accidente de vestuario sufrido por Janet Jackson en la edición de 2004. Dependiendo del protagonista, el macroevento puede ser disparador de una consigna social. El año pasado Beyoncé y un grupo de bailarines aparecieron con la consigna “Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan)”, que surge de un movimiento político internacional, que se originó dentro de la comunidad afroamericana y que realiza campañas contra la violencia hacia las personas negras. Este año la protagonista era Lady Gaga y muchos estaban a la expectativa de lo que hiciera, en el medio del contexto que impone Trump respecto a las migraciones.

Lady Gaga durante el Super Bowl

Los Atlanta Falcons -cuyo técnico se expresó en contra de Trump- derrotaban 28 a 3 a los New England Patriots -cuyo CEO es amigo de Trump-, el equipo favorito en la final número 51 de ese monstruoso evento llamado Super Bowl. Las luces se apagaron y desde el techo del estadio apareció mágicamente Stefani Joanne Angelina Germanotta encarnando a su alter ego: Lady Gaga. Nadie reparó en las estrofas que cantó antes de repasar vertiginosamente su lista de éxitos. Gaga comenzó entonando las estrofas de la canción patriótica “God Bless America”. “Dios bendiga a América, la tierra que amo, / Párese a su lado y guíela / A través de la noche con una luz desde arriba”, cantó la Germanotta, pero luego, pegó estrofas de otra canción: “Esta tierra es tu tierra, esta tierra es mi tierra / Esta tierra fue hecha para ti y para mí” y cerró con un párrafo de la jura a la bandera norteamericana: “Una nación, bajo dios, indivisible con libertad y justicia para todos”. ¿Qué cantó Gaga?

La canción God Bless America fue escrita en 1918 por el compositor Irving Berlin. El autor la compuso mientras servia para el ejército norteamericano. En 1938 la canción fue popularizada por la cantante Kate Smith y rápidamente se transformó en un himno para levantar el ánimo de la Norteamérica deprimida y para las tropas que empezaban la Segunda Guerra Mundial. Realmente la canción se transformó en un himno patriótico

Pero las estrofas que Gaga añadió pertenecen a la canción folklórica “This land, is your land” del cantautor norteamericano Woody Guthrie en 1940 como respuesta a God Bless America. Basada en una melodía ya existente, Guthrie escribió una canción que atacaba a la primera por considerarla “irreal y autocomplaciente”. El cantautor folk varió las letras incluyendo varias frases políticas que simpatizaban con algunos puntos de vista del comunismo. Pero, ¿quién es Woody Guthrie?

Woody Guthriecantando en el subte de Nueva York.

Woody Guthrie fue el alma matter de Bob Dylan, un prolífico e músico folk estadounidense, conocido por su identificación con la gente común, los pobres, los obreros, los inmigrantes y los oprimidos. Un artista que se expresaba en sus canciones contra el fascismo y toda explotación humana. El estuche de su guitarra tenía la inscripción "This Machine Kills Fascists" ("Esta máquina mata fascistas").

“This land is your land” revivió en la década de los 60 cuando varios artistas folk como Pete Seeger, Bob Dylan, The Kingston Trio, Trini Lopez, Jay and the Americans y The New Christy Minstrels grabaron versiones inspiradas en su mensaje político. En la actualidad suele ser parte del repertorio de Bruce Springsteen. Eso cantó Lady Gaga para 500 millones de espectadores, en medio de los decretos de Trump referidos a la migración, los musulmanes y el muro en México.

Gaga viene de familia de inmigrantes y durante un show en Guadalajara, México en 2010 dijo que: “no podía tolerar las leyes de inmigración injustas”. Su posición al respecto se ha ido agudizando con Trump como protagonista político. El año pasado fue una de las tantas figuras que se encolumnó detrás de Hillary Clinton ante la posibilidad de que el magnate millonario sea presidente.

Finalmente los New England Patriots, como en una película hollywoodense dieron vuelta el partido, ganó el equipo de Trump y la super artista pop, demostró una vez más no hacerse la distraída. Aunque muchos esperaban un posicionamiento rebelde directo, prefirió golpear ingeniosamente con los recursos artísticos que tenía a mano. Fue hasta la raíz de la canción norteamericana y le apuntó a Trump sin nombrarlo. Sutil.