fbpx

Apuntes en tiempos de posverdad. La batalla virtual

- Jefe, los gremios se agolpan en el centro, cada vez llegan más

- Alisten a la policía

- ¿Cargamos las armas?

- No, carguen los celulares

 

En los años 90, como ya mencionamos en otra nota sobre posverdad, nos sorprendimos viendo la Guerra del Golfo por televisión. Las charlas de café de los adultos y de patio del colegio de los más chicos, se repetían hablando de la película de Rambo en directo que nos mantenía prendidos a la tele. Sabíamos más sobre Iraq o Irán que sobre nuestras geografías. Tiempo después, otra vez cuando los dueños de la comunicación quisieron, nos enteramos que había sido una "guerra virtual", más real en la caja boba que en el Golfo Pérsico.

Nadie sospechaba por entonces que no muchos años después -una eternidad contada en horas/tecnología- en épocas de los pos y los posteos, la virtualidad terminaría superando en inmediatez a la "verdad". En la noche del 7 de junio de 2017, cuando escribimos esto, se agudiza el conflicto de los trabajadores del transporte urbano con la municipalidad, entrando en el cuarto día de paro.

Eso pasa en avenida Vélez Sarsfield y Fructuosos Rivera, pleno centro de Córdoba, Argentina, a dos cuadras del Shopping Patio Olmos. En el resto de la ciudad, el conflicto se sigue por WhatsApp. "Alguien" prepara un plan de comunicación que llamaremos "chicos, chicos": se graban mensajes de voz para viralizar avisos de alerta sobre incidentes en la zona, llamando a la población a no movilizarse al centro el día siguiente. Todos los mensajes los manda una voz amigable, iniciando la locución con "chicos, me contó..." un vecino, un colectivero, un amigo medio político, un cuatro de copas, ya no importa quien, "alguien" dijo algo por wassap. Debe ser cierto.

La estrategia es reinstalar la idea de que los malos son los trabajadores, que "pudren todo", rompen la ciudad y encima no te llevan a tu trabajo.

Inmediatamente se dispara la contraofensiva, mensajes del mismo tenor en tono burlón. La explicación es escueta pero recomendamos complementarla con los audios que acompañan este texto, para qué seguir escribiendo si en tiempos de la posverdad, importa más lo que diga la tecnología.

"Medio político"

"Chicuelas"

"Una amiga que trabaja en la municipalidad"

"El vicecomoodoro"

Que venga  el principito

"Un amigo de un conocido de un tío..."