Personaje Caníbal: Julian Assange

En noviembre del 2010 Amy Goodman, directora de la web periodística Democracy Now, visitaba la Argentina y en medio de sus ponencias, anunciaba la filtración de un millar de documentos de documentos diplomáticos de los Estados Unidos. Todavía no sabíamos, ante ese anuncio, que esa filtración implicaría el cambio del paradigma geopolítico del mundo y de la forma de hacer periodismo. Wikileaks, comenzaba a ser parte del lenguaje periodístico del momento, y un nombre, el de Julian Assange, tomaba fuerte protagonismo en los noticieros.

Según un artículo firmado por Raffi Khatchadourian, en el New Yorker, Assange nació en Townsville, Queensland, en el 71. Pero, el periodista ha sido tan puntilloso con su pasado que es lo único que sabemos más algunos datos que se pueden reconstruir de entrevistas y apariciones públicas que ha hecho. Alguna vez, Assange comentó que sus padres hicieron una compañía teatral itinerante, y que eso lo llevó a asistir a 37 escuelas y 6 universidades en Australia.

De su pasado, como adolescente, se sabe que Assange formó parte de de un grupo de hackers llamado Subversivos Internacionales, por lo que, en 1991, la Policía Federal Australiana asaltó su casa de Melbourne. Parte de este pasado es contado en el libro Underground (editado en 1997) de Suelette Dreyfus, donde Assange colaboró en la investigación y la escritura de un epílogo. El libro describe el mundo de los primeros hacktivistas de finales de los ochenta y primeros noventa. Profundiza en las actividades y problemas legales de algunos de ellos centrándose sobre todo en el hacktivismo australiano. Con este libro nace la “mitología Assange”. Varios medios internacionales como la revista especializada en tecnología Wired y los periódicos The Sunday Times y The Sydney Morning Herald aseguran que Assange es uno de los protagonistas de ese libro, cuyo alias es Mendax. Estas afirmaciones aún son un misterio.

Assange estudió física y matemáticas en la Universidad de Melbourne, pero no terminó los estudios, ni tiene un título profesional.​ Fue hacker y programador antes de asumir su actual cargo como director, asesor y redactor jefe de WikiLeaks. Assange es un autodidacta, un estudios de la ciencia, matemáticas, filosofía y neurociencia.

En el 2006, nació Wikileaks. La organización se ofrece a recibir filtraciones que desvelen comportamientos no éticos ni ortodoxos por parte de los gobiernos, con énfasis especial en los países que considera tienen regímenes totalitarios, pero también en asuntos relacionados con religiones y empresas de todo el mundo. En 2010, Wikileaks tomó notoriedad por la filtración de los diarios de las guerras de Irak y Afganistán entre julio y octubre de ese año y en noviembre publicaron los papeles del Departamento de Estado Norteamericano, donde se podían observar, los espionajes y seguimientos de líderes mundiales, los lobbies que las embajadas norteamericanas realizaban sobre decisiones políticas de otros países, además de algunas desopilantes opiniones sobre presidentes y funcionarios, que generaron más de un cortocircuito diplomático.

En medio de las filtraciones de Wikileaks, Assange fue denunciado por Abuso Sexual y Coacción, cargos por lo cual era buscado en todo el mundo y que lo llevó a pedir asilo en la embajada de Ecuador en Londres. Assange confirmó haber conocido a las dos mujeres denunciantes, pero negó los cargos, aduciendo que se trataba de una operación para cazarlo por las filtraciones de su organización. En mayo de 2017 Suecia decide cerrar la causa por supuesta violación contra Julian Assange. La fiscalía sueca informó que se ha seguido con la investigación y con los procedimientos, pero que con el paso del tiempo en la investigación por estos cargos no se encontraron evidencias que lo incriminen por violación. En 2015, el ministerio fiscal de Suecia ya había retirado los cargos por acoso sexual.

Desde 2010 a esta parte la disposición política global ha cambiado. La posición de Estados Unidos en el mundo ha quedado desnuda, y las telecomunicaciones se han convertido en eje central del el trazado geopolítico mundial.

La figura de Assange y la de Edward Snowden, posteriormente, se han convertido en iconos ante la opacidad del entramado político mundial. Para conocer la verdad sobre determinados eventos globales, se necesitan de “filtraciones”, eso fue entendido por Assange, quien encontró con Wikileaks una forma de hacer los huecos que permitan acceder a esa información que debiera ser pública. Periodismo y activismo. Esa premisa hizo crecer en todo el mundo diversos proyectos periodísticos similares e incluso movilizó a periodistas “ortodoxos” a replantear la forma de hacer periodismo de investigación. Sin Assange no existirían investigaciones como la de los Panama Papers o Paradise Papers, aunque algunos de los medios cuyos periodistas forman parte del ICIJ, hayan participado de la caza contra Assange.

Artículos recomendados