¿Qué pasará con WhatsApp?

Durante las últimas semanas cientos de miles de usuarios de la red de mensajería perteneciente al gigante Facebook alertaron sobre un cambio en las políticas de seguridad que podría atentar contra la continuidad de millones de clientes. La información indicaba que "la compañía actualmente fija el límite de edad en 13 años y planea modificar las condiciones de uso antes del 25 de mayo”. Presentada de esta manera la noticia se viralizó a lo largo de todo el globo sembrando la duda y el temor.

Lo cierto es que el plazo estipulado hacía referencia al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), por lo que se sugería que Whatsapp quería adaptar sus Términos del Servicio a dicha reglamentación. Pero no es así ya que el RGPD de la Unión Europea no prohíbe a los menores de 16 años usar aplicaciones de mensajería ni redes sociales. Tan sólo dice en su artículo 8 que si el niño es menor de 16 años, es necesaria la autorización de sus padres o tutores. Pero eso no es atendible a la totalidad de usuarios que WhatsApp tiene a lo largo del globo. En última instancia, el movimiento lógico sería que se adaptase a la legislación de cada país y no que se establezca un principio general a partir de una norma dictada en un sitio puntual de la tierra. Aunque con los últimos escándalos que apuntan al corazón de la empresa creada por Mark Zuckerberg todo lo que concierne al uso de las aplicaciones bajo su órbita están siendo revisado y la búsqueda es crear una política que unifique el discurso y el funcionamiento sin dejar espacio para las dudas o las lecturas confusas.

El otro gran problema que surge a partir de esa aparente modificación es la forma en que el sistema podrá constatar que efectivamente los límites de edad para el acceso al servicio están siendo cumplidos por los usuarios, cualquiera que tenga WhatsApp sabe que los requisitos para registrarse en el sistema son realmente mínimos. En medio de los escándalos por la filtración de datos, un cambio en el sistema utilizado hasta el momento posiblemente habilitaría argumentos para continuar socavando el golpeado prestigio de Zuckerberg. Para colmo de males, otra de las informaciones que se propagaron por las redes en el último mes señalan que Google está elaborando una nueva plataforma de mensajería basada en tecnología RCS, para hacerle frente a WhatsApp y sería presentada en el mes de Mayo.

Ante los inconvenientes generados a partir de la viralización de estas informaciones, los analistas de todo el mundo coinciden en  que lo más probable es que no suceda nada, porque un cambio de política de este tipo afectaría a millones de usuarios lo que terminaría de afectar a la empresa.