Tribalistas y la resistencia brasilera

Tras el triunfo de Jair Bolsonaro en las últimas elecciones presidenciales en Brasil, la escritora y actriz cordobesa Camila Sosa Villada aseguró que el país hermano había entrado en pausa ya que la alegría y la coexistencia pacífica con la diversidad conformaban la verdadera esencia brasilera, no la misoginia, homofobia y violencia que parece haber bañado al país carioca. Compartiendo y tomando como punto de partida su perspectiva, más el escenario político regional, la gira de Tribalistas toma el matiz de un acto de resistencia.

Tras su segundo disco como trío, Marisa Monte, Arnaldo Antunes y Carlinhos Brown se embarcaron en un tour donde no sólo repasan sus 25 años de historia compartida sino que reivindican la esencia cultural del Brasil. Luego de su show en Montevideo, llegaron al Estadio Luna Park en su primera presentación en Argentina como Tribalistas.

Ante un estadio repleto, les tres cantautores deleitaron durante más de dos horas a un público ansioso por verles, con una puesta impecable que incluyó no sólo efectos de iluminaria sino un arte audiovisual complementario de alto nivel. Las imágenes mostraban registros históricos del Brasil, donde niñes danzaban, mujeres de color sonreían al son de la música para terminar con escenas de rituales tribales del África y el Amazonas confluyendo así todas las aristas del ADN histórico brasilero.

Carlinhos Brown protagonizó el momento más emotivo cuando decidió tomarse el tiempo para presentar a Pretinho da Serrinha, uno de sus músicos de manera muy especial. El joven mulato acompaña en percusión a Brown y como él, también proviene de una favela. “La familia de Pretinho defiende la memoria de los sonidos abuelos de la samba. Eso significa las favelas, para muchos lugares peligrosos pero en realidad allí está la resiliencia del pueblo brasilero en la lucha por la memoria y por mantener las bases de la cultura popular. Pasa lo mismo aquí, en Argentina. ¡Aplausos para un hombre honrado!”, enfatizó Carlinhos, para emoción del público y Da Serrinha, mientras el público comenzó a corear “¡Lula Livre!”.

Como musicxs de raigambre popular, el contexto político atraviesa su arte y no podía no ser referenciado a través de la música y la puesta en escena. Durante la canción “Um so” cuya letra habla de la unidad en la diferencia, las pantallas reflejaban la mixtura de razas que no sólo identifican al Brasil sino a toda América Latina.

Haciendo referencia al público como “mi gente” y “familia”, les Tribalistas formaron una comunidad con su público como las que relatan en sus canciones, superando las altas expectativas en su primer arribo a la Argentina como trío. La audiencia bailó, cantó y se emocionó para luego abandonar el Luna Park al grito del ya clásico “Mauricio Macri la puta que te parió” y el pedido de “Lula livre”.

Una nueva demostración de que un verdadero artista y su obra no son más que el reflejo de su época.

*Fotos de Mauro Bruno Kunath