fbpx

Bill Gates y Steve Jobs: enemigos íntimos

En una reciente entrevista en la CNN, el empresario Bill Gates fue consultado sobre su histórica rivalidad con Steve Jobs.

Como sabemos, las dicotomías -grietas en lenguaje periodístico moderno- son los engranajes favoritos pasa los historietas y cuenteros. Luthor y Clark, Peter y Octavius, Jobs y Gates.

Las tres parejas tienen en común que fueron amigos, compinches, socios, antes de convertirse en archienemigos. La relación amor-odio entrecruza sus vidas a cada instante. Algunos de ellos mueren pero su presencia continúa viva en su némesis.

Bill Gates y Steve Jobs son, a decir de los portales norteamericanos, los mejores frenemies de la vida real. Tanto es así que a casi ocho años de la muerte del fundador de Apple, el de Microsoft continúa hablando de él.

Para continuar alimentando el mito, en una visita reciente al programa que conduce Fareed Zakaria, Bill Gates calificó a Jobs como un encantador que podía hechizar a las personas. También dijo que Jobs a veces podía ser un capullo o un imbécil, traducciones edulcoradas que los portales en español hacen de asshole.

Según el fundador de Microsoft, la cabeza detrás de Apple fue “un buen ejemplo de ‘no hacer esto en casa'”. No obstante, agregó: “aún no he conocido a ninguna persona que, en términos de selección de talento, genere una gran motivación en ese talento y tenga un sentido de diseño que diga: 'esto es bueno, esto no es bueno', así que dejó algunas cosas increíblemente positivas junto con esa dureza”.

Según Gates esos hechizos y encantamientos permitieron levantar la compañía que estaba a punto de quebrar y convertirla en la más valiosa del mundo.

"Yo soy un mago menor, no sé lanzar encantamientos pero podía ver los hechizos -de Jobs- y por ser un mago menor no tenían efecto sobre mi", cerró el magnate.