Julieta Romero, la ingeniería nuclear y el arte

Julieta Romero 800x500

Julieta Romero, la ingeniería nuclear y el arte

Julieta Romero 800x500

Julieta Romero es ingeniera nuclear egresada del Instituto Balseiro y representante argentina ante la Organización Mundial de Operadores Nucleares, que se encarga de la seguridad de las centrales nucleares en todo el mundo. Y es artista

La última frase del párrafo anterior tiene algo raro, o por lo menos que hace ruido en una primera lectura. Contra eso viene luchando Julieta desde su infancia, cuando los estándares de normalidad le decían que la ciencia y el arte no eran compatibles o que, aunque lo fueran, debía elegir uno sólo.

En la búsqueda de romper con esas pautas – y con los prejuicios de las «carreras para hombres» – la ingeniera participa en charlas apuntadas a incentivar a potenciales «artistas nucleares» a acercarse al Balseiro. «Me cambió la vida estudiar ahí y me gustaría cambiar la de otros», justifica.

Expo Educativa Mendoza

En ese contexto, Julieta fue la encargada de inaugurar las charlas que brinda el Instituto en la Expo Educativa Mendoza, organizada por su casa madre, la Universidad Nacional de Cuyo. Desde Francia y por videollamada, la profesional respondió preguntas sobre la carrera, su trabajo, la vida universitaria y los mitos que circulan alrededor de la institución más prestigiosa en materia nuclear de nuestro país.

La exposición de la UNCuyo que, como todo, este año se realiza de manera virtual y, como siempre, es de acceso gratuito, es una oportunidad para que las instituciones de educación superior públicas y privadas muestren su oferta académica a estudiantes del último año del secundario. El Balseiro ofrece cuatro carreras que son contadas por estudiantes, egresados y docentes vía Discord, en contacto directo con los y las interesadas.

El programa completo de la feria se podrá consultar en: su página web, mientras que para chatear con el Balseiro hay que ingresar aqui

66 años del Balseiro

El pasado 1 de agosto, Día en que los y las argentinas homenajeamos a la Pachamama, el Instituto cumple años. En esa fecha pero de 1955 se dictó la primera clase del entonces Instituto de Física de Bariloche, dirigido por el cordobés José Antonio Balseiro, cuyo desembarco en Bariloche, enviado por Perón, es ilustrado por Julieta Romero en el video extraído de su instagram, que puede verse más abajo.

Para el 66º aniversario su actual director, Mariano Cantero – quien también se ocupa de desmitificar que estudiar en la institución es una travesía sólo para elegidos – manifestó que a pesar de la pandemia «El Instituto está en marcha». “Estamos muy contentos de poder continuar con nuestra misión de formar recursos humanos y generar conocimiento para el desarrollo del país. Quisiera destacar que el Instituto es parte de una universidad pública, la UNCUYO, y de una institución de investigación, desarrollo e innovación pública, la CNEA, que es posiblemente la fábrica de tecnología más importante que tiene Argentina”, agregó.

En ese sentido, recordamos que recientemente Cantero y el Secretario de Asuntos Estratégicos de a Nación, Gustavo Béliz, presentaron el Concurso IBK50 para jóvenes con mentalidad innovadora, que otorga 50 mil dólares a proyectos de base tecnológica.

Finalmente, reconoció el aporte de la sociedad, «que está convencida que para lograr el desarrollo y el bienestar del país es crucial educar a sus generaciones más jóvenes. Tenemos un sistema de educación pública que hay que cuidar», concluyó.

¿Cómo conocí el Instituto Balseiro?

¿Por qué esa duda brutal?

Al contrario de lo que expresa Jorge Falcón en el tango, Julieta no se declara apasionada por la Ingeniería nuclear. O no sólo por ella, sino que su pasión se reparte entre la ciencia y el arte. «Me declaro bipasional y sentí que tenía que compartir esta peculiaridad de mi vida», cuenta en su charla TEDx San Nicolás.

«Según una encuesta realizada en el año 2010 realizada a 5000 chicos – arranca – el 44% no sabía que estudiar y el 41% estaba entre dos carreras». La ingeniera hace un repaso por su vida desde niña cuando a su alrededor todas las personas hablaban de sus pasiones y ella no reconocía el sentimiento.

«Que lindo hubiera sido para Julieta de 16 años que le cuenten de ciencia, que le digan que está bien mezclarla con arte y que no tiene por qué encasillarse en cosas de chicas», reniega, mientras adelanta las vicisitudes que pasó por ser mujer, dibujante e interesada en la ciencia.

En esa sintonía, detalla lo que sintió al ingresar al Balseiro. «Miedo: Una chica, sin una pasión definida, que no estaba segura de lo que estaba estudiando, que escuchó por años a gente diciéndole que lo suyo no era esto y que a pesar de haber pasado horas de estudio tenía que tolerar la condescendencia de personas muy cercanas diciéndole es esperable que te vaya mal, Juli, no te preocupes».

Ingeniera nuclear de día, artista de noche – TEDx San Nicolás

Foto de portada: Ariela Romero Sanmartino – Para el Área de Comunicación Institucional del Instituto Balseiro.